Noticias

Nace ‘Mandanga’, revista de cómics protagonizados por el cannabis

Nace ‘Mandanga’, revista de cómics protagonizados por el cannabis

Con su primer número, además de regalar una semilla, ofrece historietas de Luis NCT, Mortimer, José Fonollosa, Lorena Azpiri y Andrés Palanka entre otros.

Cómic underground, independiente, alternativo. No importa el adjetivo que se utilice, eso es justo lo que ofrece Mandanga, una nueva revista de cómix, con x, que trata de resucitar una etapa del noveno arte español siempre recordada con nostalgia por quienes la vivieron, la etapa en la que las publicaciones como ésta copaban el mercado, hace ya algunas décadas, cuando todo era diferente. Con Mandanga como título, las dudas no existen: el cómo y el porqué de la revista está en la marihuana, protagonista indiscutible de sus historias y, por qué no decirlo, de su carácter contestatario.

jpeg

‘Mandanga’, la semilla y el porqué

El primer número de Mandanga, de Ediciones Cáñamo y con portada de Ariel Olivetti, sale a la venta al precio de seis euros y ofrece al lector un regalo de bienvenida, incluido en cada ejemplar: una semilla feminizada de cannabis. Semejante regalo obliga a incluir una advertencia junto al editorial de la revista: “la venta de semillas de cannabis es legal en España, pero su cultivo puede ser constitutivo de delito. Mandanga no se hace responsable de cualquier uso ilícito que se pueda hacer de las semillas“.

Hecha la advertencia, María Berga Mota arranca el editorial de la revista justificando su existencia. La coloca en la tradición de los cómics undergorund, que “fueron parte de la Contracultura”, a los que debemos “algo más que la triada sexo, droga y rock and roll, con la que menospreciaban la bocanada de humo fresco que supusieron el Víbora y Makoki al irrumpir en los kioskos de las Españas posfranquistas“, y que Pedro Pérez del Solar analizó en su libro Imágenes del desencanto. Nueva historieta española (1980-1986).

Historias abiertas y autoconclusivas

Siguiendo esa tradición de las revistas de cómic que abrieron la historieta a un nuevo público en España, Mandanga ofrece historias autoconclusivas, las menos, y también historias abiertas, en las que el clásico “continuará” promete llevarnos más allá del número 1 de la publicación, así como textos de carácter irreverente (en realidad, como las propias historietas, nótese el “sólo para adultos” que decora la cubierta), escritos éstos por Joana García Grenzner, Eduardo Hidalgo y Tito Trigo.

El principal reclamo que incluye la revista, y así se hace saber con una pegatina indicativa colocada en el envoltorio, la inclusión de Cumulito Sound System, de Luis NCT la historia logró el Premio Votación Popular en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona de 2012. Y por si alguien tenía dudas sobre el contenido de la revista, Luis NCT las resuelve desde su arranque, con una alucinógena historia de ocho páginas que convierte las sensaciones de la hierba en sonidos con forma física.

Mortimer, José Fonollosa, Lorena Azpiri…

Además de ésta, Mandanga incluye ocho historias más. En Marihuana, David Sainz y Adrián Bago dan el protagonismo a una muy desencantada y divertida versión de Santa Claus. Mortimer ofrece en Setas y panderetas su reflexión sobre el mundo real y la alucinación, con su particular estilo visual. José Fonollosa, siguiendo una idea de Diego Motta, hace confluir la faceta más realista del consumo de porros, la de la fiesta y el ligoteo, con la ciencia ficción más disparatada en Infección. José Rico apenas empieza a desarrollar Cualquier parecido con la realidad, en apenas dos páginas que apuntan a un realista más realista.

Lorena Azpiri y The Walking Zombies (una referencia nada oculta a The Walking Dead) suponen el contenido de corte más juvenil, con unos muertos vivientes revividos por una planta de marihuana. Tinta verde, de Rodrigo López, bucea en los tópicos del género negro. Las dos páginas de Colgaos, de Andrés Palanka, apenas sirven para intuir por dónde puede ir este relato que protagonizan tres jóvenes fumando. Y cierra este primer número de la revista Marihuanix, una nada velada parodia de Astérix y Obélix realizada por Nahuel Sagarnaga.

‘Mandanga’, una revista que quiere ser diferente

Lo avisa María Berga Mota en su introducción. “Nunca hubo una (revista) como esta, en la que el personaje alrededor del cual giran las historias se la planta amiga, disfrazada de superhéro(-ína)e“, dice. Es difícil predecir hasta dónde puede llegar una publicación como Mandanga en un mercado, el del cómic español, en continua crisis y que hace tanto tiempo dejó atrás el auge de las revistas. Pero quién sabe. Quizá hayan dado con la tecla que les permita seguir adelante más allá del impulso inevitable de la nostalgia de aquellos tiempos originarios de la Transición política y del cambio social.

 

0

Add a Comment